Distinguen a Lydia Cacho con premio estudiantil

16 de febrero de 2016.- “Desde niña entendí que la violencia se vincula directamente con el miedo; miedo a la alteridad, con el miedo a conocer a los demás, miedo a sentirse vulnerable, a ser juzgado”, señaló la periodista y escritora Lydia Cacho al recibir la presea y pergamino del Premio Estudiantil ObservanDHo, que otorgan los estudiantes de la Licenciatura en Derechos Humanos y Gestión de Paz de esta casa de estudios.

La activista, quien charló rodeada de un vasto número de jóvenes, académicos y público en general, reflexionó sobre las experiencias personales y familiares que la motivaron a emprender una constante lucha por la defensa de los derechos humanos la cual ejerce ardua y libremente bajo las trincheras periodísticas.

“Esto es parte de una formación que surgió desde pequeña y que consolidé gracias a los valores que me dieron mis padres, hermanos, abuelos… Otros me han enseñado a tener paciencia cuando quisiera tomar una AK47 en lugar de una pluma, a ser paciente, a encontrar la serenidad para filtrar todo el dolor ajeno y propio que se construye al conocer los casos de violencia y abusos en México y otras partes del mundo”, dijo Lydia Cacho.

También, declaró que en los últimos veinte años se ha olvidado la importancia de la palabra rebeldía. “Ser rebelde va más allá de ir a una marcha y enfrentarse a los poderes fácticos, esta comienza por atreverse a mirarse al espejo y encontrar las motivaciones para salir en defensa del otro, hasta donde somos capaces de defender los derechos humanos de las personas”.

Expresó que para ella recibir el reconocimiento de la Universidad del Claustro de Sor Juana “es un recordatorio para reforzar nuestra esperanza y saber que estamos haciendo las cosas bien”, y que este tipo de premios necesariamente nos genera un debate a cuestionarnos sobre nuestra posición en la defensa de los derechos humanos.” De igual forma agradeció que en la actualidad los derechos humanos se hayan profesionalizado en una carrera como la que ofrece la Universidad.

En su intervención inicial la maestra Carmen López-Portillo, rectora de la UCSJ, agradeció la presencia de Lydia Cacho en esta casa de estudios y señaló que el reconocimiento era dado a aquellas personas que inspiran vidas y la de ella no era la excepción.

“En el Claustro solemos decir que la educación es un acto de esperanza pues que creemos que es a través de la educación que podemos transformar al ser que somos, y la forma de transformarlo es con el reconocimiento que el otro nos da a través de su ejemplo”.

Este premio que los alumnos decidieron entregarle a Lydia Cacho es “una expresión de esperanza, porque ven en ella un ser que los inspira, los alienta y los hace luchar por lo que ella lucha, por una sociedad más justa y equitativa”, dijo la Rectora.

Añadió también que “no podemos seguir viviendo en un país en donde se han normalizado la tortura, el horror, las desapariciones, en donde la verdad no tiene sentido... Lo que Lydia Cacho ha hecho hoy es levantar la voz, apelar por la verdad y eso es lo que vale la pena que rescatemos.”

“Me siento muy orgullosa de que la formación que reciben —refiriéndose a los alumnos— logra que ustedes reconozcan a estos seres humanos que buscan la verdad y que están dispuestos a defenderla con su vida, como es el caso de Lydia quien en eso se parece a Sor Juana, una mujer que defendió con su vida la libertad, el derecho a la palabra y al conocimiento”, finalizó.

Como representante de los alumnos que entregan el Premio, la estudiante Melanie Ingrid Mondragón, de octavo cuatrimestre de la Licenciatura en Derechos Humanos y Gestión de Paz dijo que postularon a Lydia Cacho por su desempeño en favor de los derechos de las mujeres, niñas y niños, y en contra de la trata de personas y pornografía infantil. “Personalmente debo decir que la admiro mucho y es una inspiración para tener la valentía de denunciar la verdad y hacer visible la realidad que vivimos en nuestro país”, declaró la alumna.

El premio ObservanDHo se instituyó el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos por los estudiantes de licenciatura en Derechos Humanos y Gestión de Paz de esta casa de estudios, el cual surgió a partir de una votación en la que fue dictaminada ganadora la escritora y periodista Lydia Cacho por su incansable lucha como defensora de los derechos humanos.

El galardón germinó como parte del Observatorio de Derechos Humanos de esta licenciatura, en donde los estudiantes monitorean y analizan la realidad nacional e internacional que amenaza la paz y los derechos humanos, aunque también observa aquellas luchas y trabajo en favor de los mismos que merecen ser reconocidos por su trayectoria y capacidad de inspiración.

Posterior a la premiación, la periodista presentó su más reciente libro infantil titulado En busca de Kayla (de la editorial Sexto Piso).