Muestra escultórica en la Celda Contemporánea

La Celda Contemporánea de esta casa de estudios se revitaliza con un nuevo ciclo de exposiciones llamado Formato 2, en el cual se invita a dos artistas de distintas generaciones a sostener un encuentro que cuestione los límites impuestos por el arte contemporáneo que privilegia la producción de los artistas jóvenes.

Al respecto, la historiadora de arte y curadora cubana Roselin Rodríguez señaló que “este formato propone el diálogo entre dos artistas para crear un entrecruzamiento de caminos. Partiendo de provocar un acercamiento, la galería se vuelve un campo de convergencias y bifurcaciones”.

En abril del año pasado, la Celda Contemporánea fue remodelada con un proyecto de piso de vidrio transparente que niveló el suelo, conformando así una sola sala de exhibición donde antes había dos espacios. Por esta razón se propone ahora un cambio en el formato que se había manejado con anterioridad. Ahora, con esta nueva propuesta curatorial de Berta Kolteniuk, coordinadora de la Celda Contemporánea, ambos artistas generarán un diálogo para cada una de las exposiciones que se presentarán en la mayor parte del año.

Para esta primera exposición (que estará vigente hasta el sábado 23 de abril), los artistas plásticos invitados Saúl Kaminer y Francisco Muñoz abordan en Del viento y la piedra, temas como el viento, el sonido, el aliento, el eco y el respiro.

Al respecto, Roselin Rodríguez declaró que Saúl Kaminer y Francisco Muñoz son dos artistas que traslucen trayectorias disímiles y se reúnen aquí para trabajar acerca de las formas que habita el viento. “El espacio los convoca para pensar la afectación del viento sobre la materialidad y la forma, volviéndolo concreto y perceptible de forma multisensorial y metafórica”.

Sostuvo que la obra de Saúl Kaminer “transforma la bidimencionalidad del dibujo en una escultura-sistema respiratorio. Convierte los rasgos del trazo sobre la superficie en un ambiente transitable que conduce su aliento. La forma escultórica funciona como prolongación de su cuerpo, una vez que su respiro es conducido desde su interior hacia las entrañas de la escultura, en forma sonora. Encontramos en el espacio una pieza plástica que es también una máquina que respira. Una doble operación tiene lugar: la espacialización del dibujo en forma transitable y la conversión de la instalación en mecanismo”.

En la primera sala, Saúl Kaminer, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, FONCA, en diversas emisiones presentará una pieza escultórica sonora realizada con tubos flexibles de aluminio, suspendidos e interconectados, en cuyo interior transitará el sonido.

La naturaleza espiritual de Kaminer, constantemente cuestiona en su trabajo creativo, los principios fundamentales de la vida desde distintos enfoques y puntos de vista; lo material, lo inmaterial, el alma, lo intangible, el respiro, el movimiento, el viento. Como el Chi, en la cultura oriental, el Prana, en la Indú, el Rouach en la cultura judía, todos estos principios o motivos de confluencia con los que conforma su obra.

De Francisco Muñoz, Roselin Rodríguez comentó que el artista a lo largo de la segunda sala despliega, en cambio, una poética del viento que aborda el fenómeno de su propagación a través de ondas expansivas y la forma en que ciertos objetos se disponen en el piso como una arqueología de la materia afectada por las corrientes.

“El inventario de elementos sitúa la relación de resistencia y complicidad que el mundo material mantiene con la fricción del aire, trayendo a convivir al espacio que ocupan los vestigios de la Celda, fósiles de concreto provenientes de diferentes regímenes culturales y estéticos. Piedras erosionadas por el aire, instrumentos musicales de origen natural y artificial, y objetos aerodinámicos son replicados en el más común material de construcción y, con este gesto, despojados de su valor objetual anterior para devenir en un rastro visual de formas que simula un paisaje diseñado por las ráfagas”, finalizó Rodríguez.

El trabajo de Francisco Muñoz consiste en cuestionar la tensión de significados culturales que se confrontan entre sociedades eurocentristas y latinoamericanas a través del collage y construcciones escultóricas ensambladas. Su proceso escultórico parte del ensamblaje de diversos objetos y materiales que derivan en estructuras.

Del viento y la piedra abre el ámbito de la memoria material del entorno a través de metáforas como la erosión, el olvido, la trayectoria, el vestigio, la ruina y la huella. Ciudades enteras han sido desgastadas por el viento sin que ocurra una guerra. Esta exposición trae fragmentos de aquellos mundos evocados.

Horario de visita: lunes a viernes de 10:00 a 17:00 hrs. Sábados de 10:00 a 14:00 hrs.
Entrada libre.
Visite el blog: celdacontemporanea.blogspot.com

Sobre los artistas

Saúl Kaminer (México, 1952), estudió Arquitectura en la UNAM. En 1976 se instaló en Paris, Francia, donde ha permanecido por veintidós años. Fue miembro y fundador del grupo MAGIA-IMAGEN integrado por ocho artistas latinoamericanos. Actualmente comparte su tiempo entre México y Francia. Desde 1973, ha realizado 45 exposiciones individuales y más de 140 muestras colectivas en galerías y museos de México y del mundo, como Francia, E. U., Nicaragua, Italia, España, Inglaterra, Argentina, Chile, Alemania, República Dominicana, Suiza, Perú, Puerto Rico y Cuba.

Ha recibido diversos premios y reconocimientos como el otorgado por el Sistema Nacional de Creadores de Arte, FONCA, ediciones 1997, 2007 y 2011; Mención honorífica en el Salón Nacional de Artes Plásticas, México, 1982; Beca del Conseil Regional de L’Ile de France, 1983; Mención especial en el Salón de Vitry, Francia, 1987; Premio Fortabat, Maison de L’Amerique Latine, y el premio Pinturerías, Fundación Artención. Algunas de sus más recientes exposiciones individuales en el 2014 son: “Impermanences”, Instituto de México en París; “Masques” Galería Thessa Herold, París Francia; “Puentes” Museo Federico Silva, San Luis Potosí, y Centro Cultural Indianilla, México, DF. “Antes del rostro”, MAP, (Museo de Arte Popular) México, 2012 y “El fuego del tiempo”, exposición retrospectiva, en IPN (Instituto Politécnico Nacional), México D.F.

Francisco Muñoz, (México, 1986). Realizó estudios en Artes Plásticas y Visuales en “La Esmeralda”, México, 2006-2009 y en L’École Nationale Supérieure des Beaux-Arts “ENSBA”, Lyon Francia 2009-2010. Ha realizado exposiciones individuales como: Complex Antiform, Oficina de Arte, México D.F., 2014; Coatlicue U.F.O. Regresa a Casa, Casa del Artista, Tlaxcala, México, 2013; Atentado Internacional, Centro Cultural Atarazanas, Veracruz, México, 2010 y participado en exposiciones colectivas como: Salad Days, Galería Casa Lamm, México, D.F. 2015; Argos Panoptes, Parque Fundidora Monterrey N.L. 2015; Salón Acme No.3 2015; Límites, Galería Fifties, México D.F. 2015; Artificios de disuasión, Galería de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, México D.F. 2015; La Búsqueda del Enemigo Interno, Oficina de Arte, México D.F. 2015; XVI Bienal Nacional de Pintura Rufino Tamayo, Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo, México D.F. 2014; UnderDogs, Galería Diagrama, México D.F 2014; VI Bienal Nacional de Artes Visuales de Yucatán, 2014; Jet Lag/Proyectos de Intercambio en colaboración con artistas de Noruega, Colombia, Alemania y Francia, Galería de la Esmeralda, México D.F. 2011, entre otras.

Entre sus premios y reconocimientos se encuentran: Premio Tlaxcala de Artes Visuales, 2014, beca de Artista Residente en la Fundación Jumelage Martel-Francia, 2011, y beca de Artista Residente en la Fundación Gruber Jez, Yucatán México, 2012. Participó como ponente en el Encuentro de Arte y Poesía Latinoamericano, realizado en Varsovia, Polonia, en 2012. Actualmente vive y trabaja en la Ciudad de México.