Participa directora en importante foro de Derechos Humanos

26 de abril de 2016.- En México, “sigue permeando la tentación de ubicar a quienes defienden los derechos humanos como delincuentes” dijo la maestra Tania Ramírez, directora de la licenciatura en Derechos Humanos y Gestión de Paz de esta casa de estudios, durante el foro El rol de la academia en las graves violaciones de Derechos Humanos en México, convocado por la Universidad Iberoamericana celebrado los días 25 y 26 de abril.

En representación de la Rectora la UCSJ, la maestra Carmen Beatriz López-Portillo Romano, Tania Ramírez reflexionó sobre la labor de la academia y de su compromiso con la sociedad. “Tenemos que preguntarnos cuál es el papel de la academia en este gran documento de cultura que son los derechos humanos. Entendamos que las universidades también son un espacio de esperanza, de diálogo, de encuentro entre actores contrarios; es un espacio en el que nuestras juventudes se forman y se profesionaliza a los servidores púbicos. Podemos ver con sentido de esperanza de que si hacemos bien las cosas, el cambio puede llegar a florecer”, declaró.

“Nos hemos acercado a este espacio para reflexionar y cuestionarnos sobre cuál es el papel o el rol de la academia dentro de la sociedad, con el fin de estar a la altura de la historia del país en estos tiempos. En la Universidad del Claustro de Sor Juana tenemos como eje de trabajo el compromiso social, por tal motivo contamos con la primera licenciatura en Derechos Humanos, que va a la par con Derecho… Esta casa de estudios sostiene sus tareas y espíritu con base en la figura de Sor Juana; esa mujer crítica y valiente que supo enfrentarse al poder cuando fue necesario”, añadió la directiva.

“En nuestra Universidad, nos hemos planteado el papel de la academia no sólo como un espacio en el que se piensa, se analiza o se descubre, sino como una de las motivaciones que hoy nos une. Nos negamos como academia a hacer conteo de daños, queremos que ese pensar, ese descubrir pueda —de verdad— incorporarse al quehacer de cada una de las personas de la sociedad. Las Universidades tienen que ser un espacio de diálogo, un lugar donde las distintas posturas se escuchen, se acerquen, se comprendan y empiecen a pensar en común y en conjunto. La academia tiene que ver íntimamente con la memoria y la manera crítica de leer nuestra historia, con la idea de tomar decisiones y ejercer los trabajos que tengamos en nuestras manos a lo largo de la vida”, continuó la académica.

“México tiene un estupendo andamiaje jurídico sobre cómo proteger los derechos humanos, sin embargo no se ha traducido en una efectiva garantía o en un escenario en el que los derechos humanos sean una realidad para todas las personas. Necesitamos un cambio en la cultura política y consideramos que la labor academia, junto a la de otros actores, podría abonar en este sentido”, finalizó.

La Licenciatura en Derechos Humanos y Gestión de Paz de la UCSJ forma, desde hace más de siete años, a jóvenes que han decidido hacer de los derechos humanos su profesión, pasión y vocación. Actualmente hay tres generaciones egresadas y tres cursando la carrera.

El foro convocado por la Universidad Iberoamericana estuvo integrado por una sesión cerrada y un foro público. Ambos espacios tuvieron como objetivo generar propuestas sobre qué puede hacer la academia ante las actuales problemáticas en México. Cada tema fue revisado desde tres perspectivas: Descripción de la realidad actual en México; Situaciones en otros países y respuesta institucional, así como Propuestas de intervención desde la Academia.