Un antiguo instrumento que habla del futuro: Erhu

Faltan quince minutos para que inicie el concierto conferencia “El Erhu, instrumento tradicional y la música de China” que impartirá la maestra Ma Xiaohui. Las butacas están casi vacías, en el escenario la maestra Ma da indicaciones a la chelista Nubia Fierros; no hace falta que se expresen con palabras, un ligero movimiento de cabeza o bien un tono marcado con su frágil instrumento son suficientes para que Nubia entienda cómo debe afinar, cómo seguir los tiempos y ritmos para acompañar a la concertista. Luego sigue el turno de Alonso Tornado, el intérprete traductor que la observa con atención mientras Ma le da instrucciones, seguramente del modo en que deberá llevarse a cabo la dinámica. Ma Xiaohui es una profesional: perfeccionista y rigurosa. Mientras tanto en la sala ya hay varios asistentes, entre ellos, algunos estudiantes del Colegio de Arte y Cultura.

La maestra rompió el modelo tradicional de los conciertos desde el primer momento, pues no se limitó a presentarse en el escenario y tocar; sino que alternó la interpretación con un charla amena e ilustrativa.

maxiaohuiMa Xiaohui creció en una familia de ingenieros, quienes cultivaban el gusto por la música, en su casa había tres instrumentos, mismos que llamaron su atención desde los seis años y con los cuales intentó hacer música. El primer candidato fue el violín pero a los pocos meses se le torció el cuello; luego intentó con el acordeón, pero era grande, pesado y a las tres semanas decidió abandonarlo; el instrumento que quedaba y del que se enamoró fue el Erhu.

El Erhu, explica en un chino melodioso luego de interpretar una pieza, es un instrumento de dos cuerdas de cabello de caballo, con cuerpo de madera y forrado con piel de pitón. El arco está atrapado entre ambas cuerdas, no como el violín –su equivalente europeo- en el que el arco es un elemento independiente. Las tonalidades del instrumento se parecen a las tonalidades de las cuerdas vocales de las personas.

El origen de este singular instrumento es Europa del medio oriente, de culturas como la egipcia. Llegó a China en el siglo XVIII durante la dinastía Tang, a través de la ruta de la seda. De inmediato se adaptó a la cultura e idiosincrasia chinas, tan es así, que hoy en día es el instrumento más representativo de la nación.

La maestra Ma interpreta acompañada por la chelista Nubia una pieza de Chopin para demostrar que el instrumento tradicional chino en manos experimentadas, puede transmitir emociones intensas también a través de la música occidental. Al finalizar la pieza, Ma explica que el Erhu no tiene diapasón, de modo que no hay soporte para recargarse a la hora de aplastar y tensar las cuerdas; por lo anterior la intérprete requiere de una gran habilidad y coordinación. Ésto queda demostrado con la siguiente pieza, cuya autoría es de la misma maestra Mo. La complejidad de la misma pasa desapercibida gracias a la destreza interpretativa, los dedos se mueven con armonía y rapidez, se pierden en las cuerdas del instrumento y parecen formar parte de él.

El Erhu ha adquirido un estatus más importante en los últimos cien años, debido a que compositores como Hua Yanjun y Liu Tianyi le han compuesto solos; antes su ejecución se restringía a acompañamientos de música popular tradicional china y a baladas. De hecho es uno de los instrumentos más importantes de la Ópera de Pekín.

Luego de interpretar la pieza “Los amantes mariposa” que narra una historia similar a “Romeo y Julieta”, acompañada de la chelista Nubia, Ma explica que el Ehru pertenece a la familia Huquin en la que caben otros instrumentos similares, pero de diferente calidad. Uno de los Erhum que usó para este concierto fue precisamente el mismo que utilizó para grabar el tema de la película El tigre y el dragón.

Ma remató el concierto con una melodía que hace una evocación al caballo, símbolo de la prosperidad china. Explicó que esta música rememora una China de hace 5,000, pero es tan entrañable que también evoca al futuro.

Cuatro personas del público corrieron hacia el escenario, luego de que Ma, convocara a voluntarios que quisieran conocer el instrumento de cerca y compartir un comentario. La mayoría se mostró interesado no sólo en los aspectos musicales, sino en los aspectos culturales y emotivos. “Es increíble que la música abra las puertas para conocer otras culturas”, dijo una estudiante. Hasta un reportero que asistió a cubrir la nota comentó que había disfrutado enormemente la interpretación y también el esfuerzo didáctico de la artista para involucrar al público. No es de extrañar que tanto los voluntarios como el resto del público hayan quedado sumamente complacidos.

Xiaohui, la artista internacional

Ma Xiaohui es una compositora y ejecutante del Erhu. Es una de las primeras ejecutantes de este instrumento que ha desarrollado una fructífera carrera internacional. La crítica dice que “es una artista que ha logrado hablar a través de su instrumento, el Erhu, y que lo ejecuta con el corazón”.

Ella afirma que todo es gracias a la disciplina y que siempre se prepara de manera rigurosa antes de cada presentación, además de practicar meditación y relajación.

Con seguridad muchos la conocen por el dueto que llevó a cabo con el chelista Yo-Yo Ma, para interpretar el tema de la película El tigre y el dragón. Soundtrack que además ganó un Oscar. Pero su carrera es mucho más que esa interpretación: ella se graduó del Conservatorio de Música de Shangai. Durante muchos años fue solista de la Orquesta de Música Tradicional de Shangai. En la actualidad es asesora artística del Gran Teatro de Shangai y Directora del Centro Cultural Ma Xiaohui. También es miembro de El Centro de Arte Oriental de las Naciones Unidas, profesor invitado de la Universidad del suroeste de Jiaotong (Chendung), consejera de la Asociación de Música Joven de Hong Kong y de la Orquesta de Música Folklórica Ningbo.

En el extranjero ha participado en las orquestas de Cámara de Berlín, la Filarmónica de Hamburgo, la Nacional de Francia. Se ha presentado en reconocidas salas del mundo como Carniege Hall, de Nueva York, el Centro Kennedy para las Artes Escénicas en Washington o el Viena Golden Hall en Austria, por mencionar algunas. Esta es la cuarta vez que visita México, donde el público siempre la ha recibido con emoción y atención.