Espejo de la pintura, espejo de la vida: Sandra Pani

MATERIA Y ESPÍRITU SON LOS TEMAS QUE ABORDA LA ARTISTA SANDRA PANI DESDE LA ARQUEOLOGÍA POÉTICA DENTRO DE LA CELDA CONTEMPORÁNEA

pani111

Luego de un día soleado, la tarde es cálida, el cielo empieza a oscurecer con algo de pereza y la gente se reúne afuera de la Celda Contemporánea, a la espera de la inauguración de la exposición Espejo de la pintura de Sandra Pani, el martes 25 de octubre a las 19:30 horas.

La Rectora Maestra Carmen Beatriz López-Portillo Romano tomó la palabra para emitir algunas breves pero elocuentes palabras respecto a la exposición. Sorprendentemente afirmó que la exposición la remitió a la física cuántica. En este sentido la Rectora recordó las siguientes frases de Werner Heisenberg, físico ganador del Premio Nobel quien desarrolló el Principio de la Incertidumbre: “la realidad de la que podemos hablar no es nunca la realidad misma, sino una que hemos diseñado”.

Niels Bohr y Werner Heisenberg plantearon que el mundo físico posee justamente aquellas propiedades que se revelan con la experiencia y que la teoría sólo puede tratar con los resultados de las observaciones y no como una realidad hipotética subyacente que pueda o no darse bajo las apariencias. Es necesaria la interacción del observador y lo observado; la manera cómo se relacionen incide en el resultado, en la definición de lo acontecido. El que mira da destino a lo mirado, es la conciencia que observa la que crea una realidad definida. Si bien esta interpretación está referida a la física cuántica, a las partículas de las funciones de onda, me parece, dice la Rectora, que se aplica a la obra de Sandra Pani: “al mirar sus obras pienso en el principio de incertidumbre, en esa imposibilidad de conocer cómo fluye el tiempo o identificar la posición del momento, nuestra mirada interactúa con su obra, y la influye somos cómplices y co-creadores de la metáfora y el signo en los que el azar también incide.

La exposición está acompañada de piezas musicales que se repiten de manera aleatoria para crear una pieza única y continua, gracias a la participación de los compositores Georgina Derbez, Alejandro romero, Ricardo Cortés y Lorenzo Medina. A este respecto la Rectora afirmó que la obra nos permite transitar del silencio al temblor de la escucha, que nos motiva a preguntas y respuestas. El algoritmo de la música acompaña el transitar de la mirada y la disipa, y la conmueve.

La obra de Sandra Pani nos lleva irremediablemente al cuerpo, a los trozos del mismo, a la naturaleza: radiografías, plantas, manos, estructuras óseas que se integran a la obra. Shakespeare ahora es quien nos ayuda con sus palabras a adentrarnos en la obra de esta exposición, comparte la Rectora: “qué sustancia es la tuya, que te forma, que millones de formas te acompañan, su propia sombra tiene cada uno, pero tú puedes producirlas todas”.

La Rectora agregó que la exposición crea un diálogo entre pasado y futuro; en el que la transposición de vértebras y soportes vegetales logran la hazaña de darle sentido al universo: columnas de luz y reflejos que alcanzan con Sor Juana la vista del ocaso.

Para finalizar, la rectora se valió de las palabras de Paul Valéry de su poema “Cántico de las columnas”:

Cantamos a la vez / que sostenemos los cielos... / Hijas de los números de oro, / puertas de las / leyes del cielo... / Marchamos en el tiempo, / y nuestros cuerpos refulgentes / tienen pasos inefables...

En entrevista, Sandra Pani afirmó que durante su carrera siempre se ha enfocado en las mismas búsquedas. Por ejemplo ahora que la invitaron a exponer en la Celda Contemporánea no sólo pensó acerca de su obra, sino acerca del espacio, de Sor Juana, de la idea de una celda monacal. Pani se prepara para cada exposición, procura leer y explorar el espacio; aunque en realidad su proceso creativo viene del inconsciente, de un proceso introspectivo; por medio del cual logra crear su obra.

Sandra Pani no es ninguna improvisada, hace 28 años montó su primera exposición individual y desde entonces no ha parado. Su búsqueda se centra en su propia identidad y en sus pasiones: la naturaleza, la arquitectura del cuerpo, los pulmones, la columna vertebral, las manos. De hecho algo que ha estado presente durante toda la obra de Pani es el diálogo entre la anatomía corporal y la naturaleza. A los 16 años vinculó una flor de colorín con la estructura ósea de una mano. Desde entonces su búsqueda y exploración no ha parado. Se sigue planteando la misma pregunta, pero desde ópticas distintas y con un desarrollo artístico que se nota en cada exposición.

pani123

Sandra Pani dice estar muy agradecida con el equipo de la Universidad del Claustro de Sor Juana, en particular con Berta Kolteniuk, quien coordinó la muestra. Pani se mostró sorprendida y agradecida pues para esta exposición en la Celda Contemporánea se le facilitaron todos los recursos e incluso se le planteó el reto de explorar el movimiento. Ya en su exhibición previa “Denudatio perfecta”, Pani intentó incluir el movimiento de piezas, lo cual no fue posible. Pero ahora en “Espejo de la pintura” y gracias al riel con el que cuenta la Celda Contemporánea, las piezas de Pani cambian de aspecto; el ritmo de la música y del movimiento del riel le dan otra dimensión a la muestra, acaso más enriquecedora y perturbadora, por momentos.

La exposición se puede visitar hasta el 10 de diciembre de 2016, de lunes a viernes de 10:00 a 17:00 y sábados de 10:00 a 14:00 horas. Entrada libre.